jueves, 30 de agosto de 2007

REFLOTE


El proyecto de reforma tiene mucho lastre: tantas declaraciones internacionales en contra de la reelección continua, la jugada inteligente de Gerardo Blyde y Un Nuevo Tiempo, con la solicitud de aprobación inmediata de la disminución de la jornada laboral y la implantación de la seguridad social para los trabajadores no formales; con la ubicación del señor que cargaba la maleta y su posible traslado a la Argentina (y a cantar pajarito), la sacudida de algunos personajes del proceso; las implosiones sociales originadas por la precaria situación producida por las lluvias, los damnificados, los puentes caídos y las carreteras destruidas y lamentablemente por el ascenso continuo de la inseguridad. A este ritmo de hundimiento, necesitaran mucha boya para rescatarlo.