sábado, 28 de febrero de 2009

Carta de un amigo ... Vende sus discos de JM Serrat...baratos

Hola, Leyla.Suscribo casi completamente tu carta a Serrat. También me ofende que exista gente capaz de dar loas a brutales asesinos, como Silvio Rodríguez haciendo canciones para exaltar la cobarde y monstruosa emboscada de Puente Llaguno. ¿Te acordais de aquel poema que decía "y de los cañones de sus pistolas brotaron balas de amor"? Algún "Britto García tapa amarilla" lo escribió para celebrar un 13 de abril. Yo no puedo olvidar tamaña ignominia. Esa, y la de pretender llamar poesía a ese bodrio.Te suplico me disculpeis la enmienda, pero la fuerza armada no es un brazo más del partido de gobierno. Ella es el partido de gobierno. En el mejor acto de prestidigitación de su carrera, Chávez transformó una masa heterogénea -la izquierda venezolana, salvo honrosas excepciones-, cuyos denominadores comunes fueron el antimilitarismo y una peligrosa mezcla de resentimientos con hambre de poder, en una triste comparsa cuya única función real es la de ocultar a la vista del público que el verdadero color de está tragedia no es el rojo rojito, sino el verde oliva. En una dolorosa morisqueta, aquellos veteranos de la guerrilla de los sesenta ahora no son más que grotescas novias de cuartel. ¿Qué será de la vida de un tal Antonio Castejón, ahora que hablamos de esto?Perdoná la disgresión. Serrat hoy es como el Tarek Saab de los noventa, o el mismo palangrista Luis Britto García, en tiempos de Lusinchi. Nosotros, o al menos yo, no caíamos en cuenta que no defendían los derechos humanos, sólo los de sus camaradas. Ahora que no necesitan máscaras, defienden a sus camaradas, a secas, ya no más a los derechos humanos.Que el Nano salga a defender a sus ique panas de izquierda, por otra parte, no es de extrañar. Sobretodo cuando a un océano de distancia de nuestra cotidianidad, pero a la vez tan íntimamente cerca de los chulos criollos, asignados y pagados en Europa para ganar simpatías al proceso entre la exquisita intelectualidad bohemia europea, también llamada la izquierda caviar. En otros tiempos defendieron a Stalin, sólo por ser "revolucionario", y se dieron el tupé de criticar a Walesa, por insurgir contra el "mar de la felicidad polaco". Sin importar los millones que mató el primero, ni la libertad conquistada por la actual Polonia.Saludos y felicitaciones.
¿No sabeis quién quiera comprar unos discos de Serrat? Oswaldo

1 comentario:

Lucia dijo...

No les puedo negar que despues del 15 de Febrero me senti muy desilucionada de ver como algunos Venezolanos cambian el futuro de sus hijos por una licuadora, lavadora o microondas, pero despues de leer estas cartas de estos ilustres Venezolanos tan claras y concisas y sobretodo tan bien fundamentadas no puedo menos que sentirme orgullosa y dar gracias a Dios de contar con personas como Uds.
Saludos.
Lucia Cavallaro