miércoles, 20 de junio de 2007

Baltazar Garzon y yo

No es una novela ni de una historia de amor, jamas he visto personalmente el señor Garzón, le he seguido si desde su salto a mi mundo en octubre de 1998, en la primera quincena de ese mes, no tenia la menor idea que un Juez en España estaba a la caza (literalmente) de unos de los dictadores mas odiados de mi juventud, Pinochet, ya no lo odio, solo le tuve lastima al final de su vida, tan arrogante, tan creidito el tipo y tan asesino, pero como humano, en varias ocasiones sentí dolor solo de pensar en lo que estaba pasando, tan desacreditado y enfermo.
En esos días, pateaba la calle con un mensaje, haciendo campaña en contra de Chavez, no era a favor de ningún otro candidato a pesar que apoyaba a Salas porque creía que era el menos malo de los dos, ya que sabia a lo que Venezuela se estaba acercando. Perdí tantos amigos en esa solitaria travesía, aguante aguaceros de insultos de los que hasta la fecha habían sido compañeros de vida, de lucha, de estudios: te lavaron el cerebro, como que tiene el apoyo de las FARC, estas loca, como es eso que van a mandar los militares, no chica, acaso tu no viste que no tuvo apoyo militar en el golpe del 92; ¿queee? autoritario, no que va tu estas ciega, el tipo es pura bondad; como te atreves a decir que es violento, eso es mentira no dijo nada de freirle la cabeza a nadie, es mentira que le dijo a los del Mas que se fueran a la M... (la que corre por las cloacas), ya estas inventando demasiado, que te pasa, no pareces progresista, acaso no quieres cambio, además peor que lo que estamos no vamos a estar. A esta persona recuerdo clarito que le dije: podemos llegar a estar como Nicaragua, Guatemala y Colombia, matándonos unos contra otros, con guerrilla urbana o quizás en una guerra entre hermanos. No, a ti lo que te pasa es que le tienes rabia al Comandante. De nada valió que les contara muchas de las cosas que sabia sobre sus delirios de grandeza, el creerse la reencarnación de Bolívar y su amistad con Castro (el de la isla). Esos son puros inventos me decían, pero yo lo oí cuando lo dijo, o lo vi en Tv cuando hablo en Cuba, y me respondían que eran inventos de los medios. (De todas estas personas, que fueron muchisiiiimas, solo dos siguen siendo Chavistas).
Regreso a Garzón: al inicio de la segunda quincena de octubre de 1998, estaba totalmente convencida que Chavez ganaría las elecciones de diciembre y de repente una mañana ( pudo ser el 18) entró a mi vida un viento veloz (en la calle 74 con Av 15 o Delicias, Maracaibo), cuando escuche en la radio la noticia, un tal juez Baltazar Garzón había detenido a Pinochet, salté de alegría, di gracias a Dios y sonreí al pensar en el nombre del hombre que había hecho realidad un sueño de muchos años, ver al sanguinario pagando por sus crímenes. Un señor, al que nunca había visto, de esos que apoyaban a Salas, se veía decente pero sin cerebro, me dijo, y usted porque se alegra si eso no es problema de nosotros y le conteste: me alegro porque esto es una advertencia para el mundo y las personas que una vez que llegan al poder creen tener el sartén por el mango y se inflan creyendo que sobre ellos nada caerá ni los tocará.
El señor seguía sin entender y me replicó, pero de todas formas en Venezuela no tenemos ese caso, a lo que le respondí, pero lo tendremos por que en diciembre Chavez va a ganar las elecciones y más temprano que tarde se va a quitar la piel de ovejo y lo van a conocer tal como es y entonces estaremos agradecidos que en algún lugar del mundo un juez tuvo la grandeza de saltar barreras ficticias y administrar JUSTICIA, claro hablaba de Garzón.
Esta persona cuyo nombre nunca supe, pero recuerdo vagamente su rostro, ya que no lo he vuelto a ver, entró en cólera, me increpó, me llamó traidora por decir lo que mi mente sabia aunque mi corazón trataba de negar: Chavez ganaría. Me preguntó que si eso era lo que le decía a la gente cuando andábamos casa por casa seria mejor que no ayudara, que era muy negativa, que eso le hacia mal en la campaña, y terminó preguntándome ¿si eso es lo que piensa que hace aquí?, le respondí que andaba en campaña en contra de Chavez, quería tener mi conciencia tranquila, que invertía tiempo y dinero de mi bolsillo en sacar volantes, que hablaba donde podía, escribía hasta en la prensa a favor de Salas, pero que en primer lugar yo nunca seguía personas sino ideas y en segundo lugar yo tenia el derecho de pensar lo que a mi me "diera la gana". Finalmente me dejó "con la palabra en la boca" y se fue. Lo demás es historia, ya sabemos que pasó en ese diciembre y en estos casi NUEVE años de gobierno chavista.
Y el 19 de junio del 2007, mientras escuchaba Aló ciudadano y trabajaba en la computadora, de repente recordé un viento veloz, era el juez Garzón, con su voz queda, disertando sobre temas de interés nacional, pensé de inmediato, ay mañana, se retorcerán en sus ataudes unos cuantos cadáveres insepulcros .........................

1 comentario:

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

El mayor error del gobierno fue responderle a Garzon:

Le respondio EL VICE

Le respondio EL CANCILLER

Le respondio LA PRESIDENTA DEL TRIBUNAL SUPREMO.

Y Garzon es un simple Juez, ni siquiera es uno de los Juez del Tribunal Supremo o de la Corte Constitucional de España, que son sus maximas instancias.

El error fue responderle y con ello lo elevan de nivel

Creo que vengo con un tema en mi blog