martes, 12 de junio de 2007

¿Será que volveremos a caer en una trampa?

Ahora toda la situación en Venezuela se reduce al debate entre estudiantes oficialistas y no oficialistas, yo los llamo gobierneros y liberartarios. Estamos cayendo en la trampa del gobierno y la sociedad debe comprender la necesidad imperiosa de abrir otros frentes para la exigencia de nuestros derechos civiles.
En este reduccionismo el gobierno tiene la estrategia de enfrentar a los estudiantes para ver quien habla mejor y tiene mas gente. Pero el gobierno en pleno y el presidente a la cabeza siguen adelante con su proyecto hegemónico. Allí esta la señal del canal 2 y los equipos de RCTV al servicio no del pueblo sino del gobierno. Caemos en la trampa cuando el presidente se escuda en unos oficialistas aspirantes al PSUV y no responde al fondo de la situación que origino las protestas. Es como si cuando se le hacían exigencias a Lusinch o Calderai (caso de tantos contratos colectivos que pelearon los maestros o los sindicatos de obreros petroleros) y entonces en vez de resolver los hubiese puesto a debatir con los maestros, obreros que fueran adecos o copeyanos, es decir sus adeptos o seguidores.
YA BASTA DE CAER EN LA TRAMPA, si quieren debatir esta muy bien pero principalmente con el dueño del circo no con los payasos, porque el señor de Miraflores y los tirapiedras del pasado saben que esto es jugar al cansancio y al desgaste, claro ellos tienen todo el poder y recursos y nosotros solo tenemos nuestra verdad, un corazón indomable que no se deja pisotear.
En este momento todo el aparato gubernamental esta, lo que en termino de luchas sociales se denomina tácticas dilatorias o "guabiniando", (con el perdón de la guabina) para dar largas y salirse con la suya, es decir cambiar el centro de la discusión hacia otros aspectos que son más promesas y proyectos pero no resuelven el "meollo", la esencia del problema. Así, se fomentan enfrentamientos para que todos solo hablen del respeto a los demás y de la necesidad de dar oportunidad a los otros, los que no estaban luchando a que participen en los espacios ganados por los que protestan.
Otra estrategia es la de los detenidos, dejarlos unos días, pasarle por encima algunos derechos para ver si la lucha se transforma en eso de los derechos humanos y entonces ellos se buscan un martir para decir que a todos les pasa. Estrategias hay muchas, y ellos se las conocen casi todas. Por eso hay que diversificar la protesta, ser incluyentes, dejar libre albeldrio par la organización de protestas en todos los sectores de la sociedad, Vamos gente de mi pueblo, este es el momento de exigir el respeto de tus derecho, no permitamos que nos envuelvan en esta vorágine de los debates vacíos, que tantas palabrerias solo favorece al presidente, porque quien va a decidir quien va a ganar, acaso este es un concurso tipo ¿Quien quiere ser millonario? para que no sintamos su ausencia. ¿Será que el gobierno esta cambiando los dramáticos de televisión por el drama de los debates?
Considero que sin recular el debate con los secundones, debemos exigir respuestas al jefe, de lo contrario vamos a seguir siendo discriminados en el momento en que se tomen las decisiones que vienen: la moneda, la educación, los medios de comunicación, la constitución (pronto tratare este tema), el uso de los recursos del estado para consolidar el proyecto político particular del presidente. Estos son algunos de los puntos álgidos que nos toca discutir, para que el gobierno entienda que en Venezuela hay diversidad de criterios y que circunstancialmente ellos son cabeza hoy pero que en cualquier momento vuelven a ser cola y que no es sano para ellos mismos tragarse la cola porque hoy somos nosotros pero mañana serán ellos y seguro no les gustara que les hagan lo que tratan de hacernos hoy: Maniatarlos, callarnos, execrarlos de toda decisión sobre la marcha del país.
A los valientes estudiantes libertarios mi apoyo irrestricto, se que están bajo mucha presión por que los demás esperamos mucho y en poco tiempo; al resto de la sociedad les invito a crear formas de participación, a organizarnos, a salir no solamente a marchar, ya que hay muchas formas de expresar nuestra inconformidad. No perdamos el camino, que puede ser largo y culebrero tal como el camino al cielo, pero la meta bien vale el esfuerzo............... VENEZUELA DE TODOS Y NO SOLO DE ALGUNOS